.....
   
  .
  EX:4
 

 BB
Escrito por Moisés, por el año 1440 AC
exodo.gif exodo picture by bibliadeestudioadventista4

Ejemplo :V00

 

 

Moisés recibe poder milagroso


V1

Entonces Moisés respondió: "Ellos no me creerán, ni oirán mi voz; porque dirán: 'El Eterno no se te apareció'",

V2

El Señor le preguntó: "¿Que tienes en tu mano?" "Una vara", respondió él.

V3

Y Dios le dijo: "Echala en tierra". El la echó en tierra, y se convirtió en culebra. Y Moisés huía de ella.

V4

Entonces el Señor le dijo: "Extiende tu mano y tómala por la cola".  Y él extendió su mano y la tomó. Y volvió a ser una vara en su mano.

V5

"Por esto te creerán que se te apareció el Eterno, el Dios de tus padres, el Dios de Abrahán, Dios de Isaac y Dios de Jacob".

V6

Además el Eterno le dijo: "Pon tu mano en tu seno". Y él la puso en su seno, y cuando la sacó, su mano estaba leprosa, blanca como la nieve.

V7

El Señor le dijo: "Vuelve a poner tu mano en tu seno". El volvió a ponerla en su seno, y al sacarla, se había vuelto como la otra carne.

V8

"Así, si no te creen, ni te obedecen a la primera señal, creerán a la segunda.

V9

"Y si tampoco creyeran a estas dos señales ni oyeran tu voz, toma agua del río y derrámala en tierra. Y el agua que tomes del río, se volverá sangre en la tierra".

 

elena
V.10
0208


 


Después de que terminó el tiempo de preparación y prueba de Moisés, y cuando una vez más se le dijo que fuera y liberara a Israel, aún le faltaba confianza propia, era lento para hablar y tímido. Dijo: "¿Quién soy yo para que vaya a Faraón, y saque de Egipto a los hijos de Israel?" Puso como excusa su torpeza para hablar. Había sido el general de los ejércitos de Egipto, y ciertamente sabía cómo hablar; pero estaba temeroso de introducir el yo en su trabajo.
MS 11, 1903


V10

Entonces dijo Moisés al Eterno: "Señor, yo nunca he sido hombre de fácil palabra, ni antes ni aun desde que tú hablas a tu siervo, porque soy tardo de habla y torpe de lengua".

V11

El Eterno le respondió: "¿Quién dio la boca al hombre? ¿Quién hizo al mudo y al sordo, al que ve y al ciego? ¿No yo soy jehovael Eterno?

V12

"Así, ve, que yo estaré en tu boca, y te enseñaré lo que hayas de hablar".

V13

Pero Moisés insistió: "Por favor, Señor, envía a otro".

V14

Entonces el Eterno se enojó con Moisés, y le dijo: "¿No conozco yo a tu hermano Aarón, levita, que habla bien? Y ahora él sale a recibirte. Y al verte se alegrará en su corazón.

V15

"Tú le hablarás a él y pondrás las palabras en su boca. Y yo estaré en tu boca y en la de él, y os enseñaré lo que hayáis de hacer.

V16

"El hablará por ti al pueblo; él te será en lugar de boca, y tú serás para él en lugar de Dios.

V17

"Y llevarás en tu mano esta vara con la cual harás las señales"


Moisés vuelve a Egipto


elena
V.18
0212


 


Moisés aceptó llevar a cabo la misión. Primero visitó a su suegro con el fin de obtener su consentimiento para regresar con su familia a Egipto. No se atrevió a compartir con Jetro el mensaje que tenía para Faraón, por temor a que no estuviera dispuesto a permitir que su esposa y sus hijos lo acompañaran en una misión tan peligrosa. El Señor lo fortaleció y disipó sus temores al decirle: "Ve y vuélvete a Egipto, porque han muerto todos los que procuraban tu muerte
Historia de la Redencion Pag 114


V18

Entonces Moisés volvió a su suegro Jetro, y le dijo: "Con tu permiso, volveré a mis hermanos que están en Egipto, para ver si aún viven".  Y Jetro dijo a Moisés: "Ve en Paz".

V19

El Señor había dicho a Moisés en Madián: "Vuelve a Egipto, porque han muerto todos los que procuraban tu muerte".


 20


V20

Entonces Moisés tomó a su esposa y a sus hijos, los puso sobre un asno, y volvió a Egipto. Llevó también la vara de Dios en su mano.*


elena
V.21
0209


 


Faraón vio las portentosas obras del Espíritu de Dios; vio los milagros que efectuaba el Señor mediante su siervo, pero rehusó obedecer la orden de Dios. El rebelde rey había inquirido orgullosamente: "¿Quién es Jehová para que yo oiga su voz y deje ir a Israel? [Exo. 5: 2]". Y a medida que los castigos de Dios caían más y más duramente sobre él, persistía en su resistencia obstinada. Al rechazar la luz del cielo, se hizo duro y dejó de ser impresionable. La providencia de Dios estaba revelando el poder divino y esas manifestaciones, al ser desatendidas, fueron el medio que endureció el corazón de Faraón contra una luz mayor. Los que exaltan sus propias ideas por encima de la voluntad de Dios claramente especificada, están diciendo como Faraón: "¿Quién es Jehová para que yo oiga su voz?" Cada rechazo de la luz endurece el corazón y oscurece el entendimiento, y así les resulta a los hombres más y más difícil distinguir entre lo correcto y lo erróneo y se vuelven más osados en resistir la voluntad de Dios.
MS 31, 1885


V21

El Eterno dijo a Moisés: "Cuando hayas vuelto a Egipto, cuida de hacer ante Faraón todas las maravillas que he puesto en tu mano.  Pero yo endureceré su corazón, de modo que no dejará ir al pueblo.

V22

"Dirás a Faraón: 'El Eterno dice: Israel es mi hijo, mi primogénito.


 23


V23

"'Te digo pues, que dejes ir a mi hijo para que me sirva. Pero no has querido dejarlo ir. Yo voy a matar a tu hijo, a tu primogénito'".


Moisés amenazado de muerte

elena
V.24
0211


 


Mientras se alejaba de Madián, Moisés tuvo una terrible y sorprendente manifestación del desagrado del Señor. Se le apareció un ángel en forma amenazadora, como si fuera a destruirle inmediatamente. No le dio ninguna explicación; pero Moisés recordó que había desdeñado uno de los requerimientos de Dios, y cediendo a la persuasión de su esposa, había dejado de cumplir el rito de la circuncisión en su hijo menor. No había cumplido con la condición que podía dar a su hijo el derecho a recibir las bendiciones del pacto de Dios con Israel, y tal descuido de parte del jefe elegido no podía menos que menoscabar ante el pueblo la fuerza de los preceptos divinos. Séfora, temiendo que su esposo fuese muerto, realizó ella misma el rito, y entonces el ángel permitió a Moisés continuar la marcha. En su misión ante Faraón, Moisés iba a exponerse a un gran peligro; su vida podría conservarse sólo mediante la protección de los santos ángeles. Pero no estaría seguro mientras tuviera un deber conocido sin cumplir, pues los ángeles de Dios no podrían escudarle
Patriarcas y Profetas Pag 261


V24

En el camino, en una posada, el Señor salió al encuentro de Moisés, y quiso matarlo.

V25

Entonces Séfora tomó un afilado pedernal, cortó el prepucio de su hijo, y lo echó a sus pies, diciendo: "A la verdad, tú eres un esposo de sangre".

V26

Así, el Eterno lo dejó ir. Ella había dicho: "Esposo de sangre", a causa de la circuncisión.

V27

EI Señor dijo Aarón: "Ve al desierto a recibir a Moisés". Y él fue y lo encontró en el monte de Dios, y lo besó.

V28

Entonces contó Moisés a Aarón todas las palabras del Eterno que lo enviaba, y todas las señales que le había dado hacer.

V29

Y fueron Moisés y Aarón, y juntaron a todos los ancianos de Israel.

V30

Y Aarón habló todas las palabras que el Señor había dicho a Moisés, e hizo las señales ante el pueblo.


elena
V.31
0213


 


Pero muchos hebreos preferían permanecer en la esclavitud antes que ir a un país nuevo y hacer frente a las dificultades de semejante viaje. Por eso el Señor no los libró mediante el primer despliegue 116 de las señales y maravillas que hizo delante de Faraón. Dirigió más plenamente los acontecimientos para que se desarrollara en su plenitud el carácter tiránico de éste, y para manifestar su gran poder ante los egipcios, como asimismo ante su pueblo, de manera que éste se sintiera ansioso de abandonar Egipto y se decidiera a servir a Dios
Historia de la Redencion Pag 116

elena
V.31
0214


 


Aunque muchos israelitas se habían contaminado con la idolatría, los fieles permanecían firmes. No habían ocultado su fe; por el contrario, reconocían abiertamente ante los egipcios que servían al único Dios verdadero y viviente. Repetían constantemente las evidencias de la existencia de Dios y su poder a partir de la creación. Los egipcios tuvieron oportunidad de conocer la fe de los hebreos y a su Dios. Habían tratado de aplastar a los fieles adoradores del Dios verdadero, y se sentían frustrados porque no lo habían conseguido ni mediante amenazas, ni con promesas de recompensas, ni por medio de un tratamiento cruel.
Historia de la Redencion Pag 116


V31

Y el pueblo creyó. Y al oír que el Eterno había visitado a los israelitas, y había visto su aflicción, se inclinaron y adoraron

  

 

IR AL COMIENZO DE LA PAGINA

 

 

 

 

 
   
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=