.....
   
  .
  EX:8
 

 BB
Escrito por Moisés, por el año 1440 AC
exodo.gif exodo picture by bibliadeestudioadventista8

Ejemplo :V00

 

Segunda plaga: Las ranas


V1

Entonces el Señor dijo a Moisés: "Preséntate a Faraón y dile: 'El Eterno dice así: Deja ir a mi pueblo para que me sirva.

V2

"'Si no lo quieres dejar salir, heriré tus términos con ranas.

V3

"'Y el Nilo criará ranas, que subirán y entrarán en tu casa, y en la cámara donde duermes, en tu cama; y en las casas de tus siervos, en tu pueblo, en tus hornos y en tus artesas.

V4

"'Y las ranas subirán sobre ti, sobre tu gente, y sobre todos tus siervos"'.

V5

Y el Eterno dijo a Moisés: "Di a Aarón: 'Extiende tu mano con tu vara sobre los ríos, arroyos y estanques, para que vengan ranas sobre el país de Egipto'".

V6

Entonces Aarón extendió su mano sobre las aguas de Egipto, y subieron ranas que cubrieron el país de Egipto.


 

elena
V.7
0221


 


Durante las plagas de Egipto, Faraón fue puntual en el culto supersticioso que rendía al río, y lo visitó cada mañana, y en sus orillas ofreció alabanza y agradecimiento a las aguas; repasó el gran bien que realizaban, le habló al agua de su gran poder y le dijo que sin ella no podrían existir, pues sus tierras eran regadas por ella y proporcionaba alimento a sus mesas
4SG 54, 55


V7

Y los hechiceros hicieron lo mismo con sus encantamientos, e hicieron venir ranas sobre la tierra de Egipto.

V8

Entonces Faraón llamó a Moisés y a Aarón, y les dijo: "Orad al Eterno que quite las ranas de mí y de mi pueblo, y dejaré ir a tu pueblo para que ofrezca sacrificios al Eterno".

V9

Moisés preguntó a Faraón: "¿Cuándo quieres que ore por ti, por tus siervos y por tu pueblo para que las ranas sean quitadas de ti y de tus casas, y queden sólo en el Nilo?"

elena
V.10
0222


 


Los que están tratando de tranquilizar una conciencia culpable con la idea de que pueden cambiar su mala conducta cuando quieran, de que pueden jugar con las invitaciones de la misericordia, y todavía seguir siendo impresionados, lo hacen por su propia cuenta y riesgo. Ponen toda su influencia del lado del gran rebelde, y creen que en un momento de suma necesidad, cuando el peligro los rodee, podrán cambiar de jefe sin dificultad. Pero esto no puede realizarse tan fácilmente. La experiencia, la educación, la práctica de una vida de pecaminosa complacencia, amoldan tan completamente el carácter que impiden recibir entonces la imagen de Jesús. Si la luz no hubiese alumbrado su senda, su situación habría sido diferente. La misericordia podría interponerse, y darles oportunidad de aceptar sus ofrecimientos; pero después que la luz haya sido rechazada y menospreciada durante mucho tiempo será, por fin, retirada.
Patriarcas y Profetas Pag 274


 guestbook1.gif BIBLIA MINIATURA image by bibliadeestudioadventista10


V10

Y él dijo: "Mañana". Moisés respondió: "Se hará conforme a tu pedido, para que conozcas que no hay como el Eterno nuestro Dios.*

V11

"Las ranas se irán de ti, de tus casas, de tus siervos y de tu pueblo, y sólo quedarán en el Nilo".

V12

Entonces salieron Moisés y Aarón de la presencia de Faraón, y Moisés clamó al Eterno acerca de las ranas que había mandado a Faraón.

V13

Y el Señor procedió conforme a la palabra de Moisés. Y murieron las ranas de las casas, los cortijos y los campos.

V14

Las juntaron en montones y apestaban el país.


elena
V.15
0223


 


El que cedió una vez a la tentación cederá con más facilidad la segunda vez. Toda repetición del pecado aminora la fuerza para resistir, ciega los ojos y ahoga la convicción. Toda simiente de complacencia propia que se siembre dará fruto. Dios no obra milagros para impedir la cosecha. "Todo lo que el hombre sembrare, eso también segará." (Gál. 6: 7.) El que manifiesta una temeridad incrédula e indiferencia hacia la verdad divina, no cosecha sino lo que sembró. Es así como las multitudes escuchan con obstinada indiferencia las verdades que una vez conmovieron sus almas. Sembraron descuido y resistencia a la verdad, y eso es lo que recogen..
Patriarcas y Profetas Pag 274


 guestbook1.gif BIBLIA MINIATURA image by bibliadeestudioadventista15


V15

Y tal como el Señor lo había dicho, cuando Faraón vio que le habían dado reposo, endureció su corazón, y no los escuchó.*


Tercera plaga: Los piojos


V16

Entonces el Señor dijo a Moisés: "Di a Aarón: 'Extiende tu vara y hiere el polvo de la tierra, para que se convierta en piojos por todo Egipto'".

V17

Y ellos lo hicieron así. Aarón extendió su mano con su vara e hirió el polvo de la tierra, que se volvió piojos, así en los hombres como en las bestias. Todo el polvo de la tierra se volvió piojos en todo Egipto.

V18

Cuando los hechiceros probaron de producir piojos con sus encantamientos, no pudieron. Y hubo piojos en los hombres y las bestias.

elena
V.19
0225


 


La disposición de los acontecimientos depende de la providencia de Dios. El pudo haber colocado en el trono a un rey más misericordioso, que no hubiera osado resistir las poderosas manifestaciones del poder divino. Pero en ese caso los propósitos del Señor no se hubieran cumplido. Permitió que su pueblo experimentara la terrible crueldad de los egipcios, para que no fuesen engañados por la degradante influencia de la idolatría. En su trato con Faraón, el Señor manifestó su odio por la idolatría, y su firme decisión de castigar la crueldad y la opresión. Dios había declarado tocante a Faraón: "Yo empero endureceré su corazón, de modo que no dejará ir al pueblo." (Exo. 4: 21.) No fue ejercido un poder sobrenatural para endurecer el corazón del rey. Dios dio a Faraón las evidencias más notables de su divino poder; pero el monarca se negó obstinadamente a aceptar la luz. Toda manifestación de poder infinito que él rechazara le empecinó más en su rebelión. El principio de rebelión que el rey sembró cuando rechazó el primer milagro, produjo su cosecha. Al mantener su terquedad y alimentarla gradualmente, su corazón se endureció más y más, hasta que fue llamado a contemplar el rostro frío de su primogénito muerto.
Patriarcas y Profetas Pag 273


V19

Entonces los hechiceros dijeron a Faraón: "Dedo de Dios es éste".  Pero tal como el Señor había dicho, el corazón de Faraón se endureció, y no los escuchó.


Cuarta plaga: Las moscas


V20

El Señor dijo a Moisés: "Levántate de mañana, y preséntate a Faraón cuando sale al río, y dile: 'El Eterno dice: Deja ir a mi pueblo para que me sirva.

V21

"'Si no dejas ir a mi pueblo enviaré sobre ti, sobre tus siervos, sobre tu pueblo y sobre tus casas toda clase de moscas. Y las casas de los egipcios y donde estén, se llenarán de toda clase de moscas.

V22

"'Y en ese día Yo apartaré la tierra de Gosén, donde habita mi pueblo, para que ninguna clase de moscas haya en ella; a fin de que sepas que yo soy jehovael Eterno en medio de la tierra.

V23

"'Y pondré distinción entre mi pueblo y el tuyo. Mañana será esta señal'".

V24

Y el Señor lo hizo así. Vino una densa nube de moscas molestísimas sobre la casa de Faraón, sobre la casa de sus siervos y sobre todo Egipto. Y el país quedó arruinado a causa de ellas.

V25

Entonces Faraón llamó a Moisés y a Aarón, y les dijo: "Id y ofreced sacrificios a vuestro Dios en este país".

V26

Moisés respondió: "No está bien que hagamos así. Los sacrificios que ofreceríamos al Eterno nuestro Dios serían una abominación para los egipcios. Si sacrificáramos la abominación de los egipcios, ¿no nos apedrearían?

V27

"Camino de tres días por el desierto tenemos que ir a ofrecer sacrificios al Eterno nuestro Dios, como él nos diga".

V28

Dijo Faraón: "Os dejaré ir para que ofrezcáis sacrificios al Eterno vuestro Dios en el desierto, con tal que no vayáis más lejos. Orad por mí".

V29

Moisés respondió: "Al salir de tu presencia oraré al Eterno. Y mañana las moscas se irán de Faraón, de sus siervos y de su pueblo; con tal que Faraón no falte más, impidiendo que el pueblo salga a ofrecer sacrificios al Eterno".


De nuevo Faraón se endurece


V30

Entonces Moisés salió de la presencia de Faraón, y oró al Señor.

V31

Y el Señor hizo conforme a la palabra de Moisés. Quitó todas aquellas moscas de Faraón, de sus siervos y de su pueblo, sin dejar ninguna.


elena
V.32
0224


 


Dios habla a los hombres por medio de sus siervos, dándoles amonestaciones y advertencias y censurando el pecado. Da a cada uno oportunidad de corregir sus errores antes de que se arraiguen en el carácter; pero si uno se niega a corregirse, el poder divino no se interpone para contrarrestar la tendencia de su propia acción. La persona encuentra que le es más fácil repetirla. Va endureciendo su corazón contra la influencia del Espíritu Santo. Al rechazar después la luz se coloca en una posición en la cual aun una influencia mucho más fuerte será ineficaz para producir una impresión permanente
Patriarcas y Profetas Pag 273


V32

Pero otra vez Faraón endureció su corazón, y no dejó ir al pueblo.





IR AL COMIENZO DE LA PAGINA

 

 

 

 

 
   
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=